publicidad
14 de noviembre de 2012 • 04:11 • actualizado a las 04:33

Nervión recuperará parte de su magia

Foto: magiconervion
  • Sevilla
 

Biris Norte estará en el Ramón Sánchez-Pizjuán el próximo domingo. La flexibilización de las medidas de control y acceso al estadio por parte del club fue valorara muy positivamente por el grupo, que en una reunión celebrada anoche en los aledaños del estadio a la que acudieron la mayor parte de sus socios, decidió retomar la animación en la grada para el próximo derbi, pero teniendo en cuenta que aún quedan aspectos por limar entre las dos partes. 

Por ello, gol norte volverá a tener la imagen que casi siempre tuvo en los derbis. El casi es porque las circunstancias impedirán, al igual que en el pasado Sevilla-Betis, que se muestre un tifo elaborado antes del partido. Tifo es una palabra italiana cuya traducción más cercano al castellano sería coreografía, pero que ha sido utilizada en el argot futbolero para calificar a todo aquello que se muestre en la grada antes del comienzo de un partido.

Biris es uno de los grupos pioneros en este país en la realización y exhibición de tifos, que siempre han solido coincidir con partidos claves, como los derbis, y que detrás tienen su pequeña historia y mucho trabajo. Además, los mensajes siempre buscaban la emoción del aficionado propio y el provocar, con más o menos elegancia, al rival. Dos ejemplos vistos en derbis de los 90 fueron los banderones con las leyendas "Sevilla somos nosotros" y "Bienvenidos a Sevilla".

Los años y la experiencia hicieron que el fluctuante grupo de chavales que echaban las tardes en los bajos del estadio pintando estas obras de arte efímeras fuesen introduciendo nuevas ideas con resultados sorprendentes. Así, de metros y metros de tela, un proyector y botes y botes de pintura, surgieron ideas como la "Fortaleza rojiblanca", "Magia en Nervión" (primera vez que se utiliza un personaje de Asterix y Obelix, que sería recurrente en el futuro) o "Nace el duende"que estuvo 45 minutos desplegado puesto que a Teixeira Vitienes, que arbitrará también el domingo, no le parecía correcto que el Betis jugara de verdiblanco puesto que podía confundirse con el Sevilla.

La lluvia de títulos hace que la línea a seguir para provocar al rival antes del partido sea sencilla de imaginar, de ahí que la diosa Victoria apareciera en la 2006/07, que un niño abriera sus regalos inolvidables en la 2007/08 o que Morfeo soñara una fábrica de sueños en la 2008/09.

Ése fue el último tifo que se pudo ver en un derbi. La aplicación de la Ley del Deporte por parte del club impidió a Biris seguir realizando sus tifos en el estadio. Por un tiempo el grupo pudo alquilar una nave en un polígono industrial para seguir haciendo tifos, pero económicamente era inviable y sólo dos años después de su expulsión del estadio tuvieron que dejarlo. Es éste uno de los puntos que más duelen a miembros muy antiguos del grupo, con poco o nada que ver con temas violentos, puesto que son muchas las tardes y los chavales que pasaron por el estadio a echar una mano y a sentirse partícipes mínimamente de lo que sucedería después en los 90 minutos sobre el césped.

Una especie de club social en el que cualquiera era bienvenido, siempre que guardase el secreto de lo que se estaba pintando, y que difícilmente volverá a verse en Nervión por la aplicación por parte del Sevilla de una Ley del Deporte que ni mucho menos aplican la mayoría de clubes, puesto que tifos se siguen viendo en numerosos estadios y no duden que, si los hay, es porque los clubes prestan, como mínimo, las instalaciones. El Sevilla optó por otro camino, así que en este derbi quedarán los cánticos, el colorido de las banderas y bufandas y el recuerdo del arte efímero futbolero del que los Biris fueron maestros. 

Terra