NFL

publicidad
13 de septiembre de 2012 • 17:56 • actualizado el 13 de septiembre de 2012 a las 20:36

Mark Sanchez permanece inmutable ante las críticas a Jets

El quarterback de los Jets de Nueva York Mark Sánchez (6) y el wide receiver Jeremy Kerley (11) celebran después de que Kerley atrapó un pase para anotación contra los Bills de Buffalo en la primera mitad del juego del domingo 9 de septiembre de 2012, en East Rutherford, Nueva Jersey.
Foto: Bill Kostroun / AP

Mark Sanchez fue todo profesionalismo, nada de sonrisas ni de aflojar el paso. 

El quarterback de los Jets de Nueva York estaba a unos días de uno de los mejores partidos de su carrera en la NFL, y la celebración ya había quedado muy atrás.

"Fue un gran domingo y lunes", comentó Sanchez. "Pero estamos más allá de ello".

Quizá sea así, pero hace unos meses, Sanchez había sido descartado por muchos aficionados y medios de comunicación, los cuales consideraban que era un atleta cuyos días al frente del ataque de los Jets estaban contados con la llegada de Tim Tebow al equipo. Sánchez envió un mensaje a sus críticos con un desempeño sensacional contra los Bills de Búfalo.

La actuación no dejó dudas: el quarterback de ascendencia mexicana es el líder indiscutible de este club.

Aparte de una intercepción temprana en un pase ligeramente desviado, Sanchez estuvo casi impecable en el triunfo aplastante por 48-28 sobre los Bills. Sus número no fueron llamativos —19 pases completos de 27 para una ganancia de 266 yardas y tres touchdowns— pero Sánchez tuvo control absoluto de las acciones.

"Fue un buen inicio", dijo Sanchez. "Lo admití después del partido, sin duda. Eso es exactamente lo que queríamos: una victoria; y fue agradable la manera que la conseguimos, pero hay un camino largo por recorrer. Un camino largo".

Para Sanchez, ese camino significa al menos un viaje a la postemporada, un año después de que no consiguió llegar a esa instancia por primera vez en sus tres temporadas. Recibió el peso de las críticas. Muchos preguntaron si realmente se convertiría en el quarterback que el entrenador en jefe Rex Ryan declaró que sería el día que los Jets seleccionaron a Sanchez en el draft de 2009.

Sanchez también fue criticado por los aficionados, medios de comunicación e incluso compañeros de equipo, anónimos, quienes señalaron su falta de liderazgo y su incapacidad para ser el tipo que todos buscaban que enderezara el barco.

Después vino el coqueteo breve de Nueva York con Peyton Manning, y la llamativa adquisición de Tebow, incluso después de haber otorgado a Sanchez una extensión contractual y un voto de confianza. Hubo pronósticos pesimistas para los dos quarterbacks. Muchos dijeron que no había manera de que pudieran coexistir los dos y que Tebow ciertamente tomaría el puesto de Sánchez en algún punto de esta temporada.

Claro, apenas se jugó un partido, pero Sanchez puso todo eso en espera por lo menos una semana.

"Hay probablemente un par de pases que le gustaría no haber realizado, pero en general pienso que hizo un trabajo sensacional", dijo Ryan.

Si fuiste testigo de un acontecimiento y quieres denunciar algo o compartir tu punto de vista sobre un tema, entonces envía tu aportación a TÚ REPORTERO y lo publicamos.

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.