Otros Deportes

publicidad
24 de septiembre de 2012 • 19:20 • actualizado a las 19:43

Voleibolista mexicana es convertida en asesina por error

Samantha Bricio, voleibolista mexicana de la Universidad del Sur de California
Foto: Daniel Ochoa de Olza / AP

La intención era exaltarla, pero acabaron por hacerla ver muy mal.

Samantha Bricio, una voleibolista mexicana de la Universidad del Sur de California (USC), se convirtió en la jugadora más valiosa del Texas A&M Invitational, un torneo colegial en Estados Unidos.

Pero una traducción mal hecha de la Federación Mexicana de Voleibol provocó que apareciera como una mujer que había cometido siete asesinatos durante la competencia.

Bricio, nacida en Guadalajara, llevó a su equipo a ganar tres partidos en el torneo el fin de semana. La FMVB hizo una nota para Internet para destacar el logro de la atleta, pero en lugar de traducir personalmente la nota publicada en la página web de la USC o hacer una reseña, usaron un traductor en línea.

Además de hacerla ver como asesina, la gente de la FMBV le cambió el sexo y le puso el oficio de excavadora.

"Bricio, oriundo de Guadalajara, México, ayudó a las mujeres de Troya a tres victorias en la Texas A & M Invitational de este fin de semana. En su debut colegial, publicó siete muertes con un porcentaje de .278 de bateo y agregó ocho excavaciones para ayudar al equipo a una victoria de 3-0 sobre Dakota del Norte", publicaron los mexicanos.

Lo que quizá quisieron decir fue que Bricio, nacida en Guadalajara, ayudó a las mujeres del equipo Troyanos de la USC a conseguir tres victorias en el Texas A&M Invitational y que en su debut colegial logró siete puntos con remate, con un porcentaje de golpeo de 2.78, y agregó ocho pases de mano baja, en un triunfo de 3-0 sobre Dakota del Norte.

Si fuiste testigo de un acontecimiento y quieres denunciar algo o compartir tu punto de vista sobre un tema, entonces envía tu aportación a TÚ REPORTERO y lo publicamos.

 
Reforma - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.